La mejor manera de tomar decisiones espirituales

Posted on: octubre 8, 2017 Posted by: Carlos Santos Aguirre Comments: 3

La mejor manera de tomar decisiones espirituales

 

Descargar en: PDF

Durante los años que tengo como cristiano muchos me han preguntado si algo es pecado o no. Algunas personas, que no seguían el mismo código moral, me preguntaban sobre ciertos temas por pura curiosidad como: ¿Es pecado beber alcohol?, ¿es pecado ir a la discoteca?, ¿es pecado fumar? Otras, sin embargo, querían una solución a estos dilemas morales, que se manifiestan con estas incógnitas: ¿Es pecado fumar?, ¿es pecado jugar videojuegos varias horas al día?, ¿es pecado ser modelo?, ¿es pecado…?  Personalmente, tuve que enfrentar estas cosas para andar en rectitud con Dios. No obstante, después de tratar de contestar estos interrogantes, siempre me quedaba muy insatisfecho, como si algo no cuadrara. Efectivamente, esta mentalidad de “¿pecado o no pecado?” era una forma en la que no debía vivir mi relación con Dios.  Había un problema de base. No era porque tenía malas respuestas, sino porque tenía malas preguntas. Sentía que esto me había llevado a vivir una especie de mediocridad espiritual. En vez de que esta manera de pensar me acercara a Dios, me acercaba más al pecado, ya que al meditar en ello, exploraba todas las cosas que estaban muy cerca de ser pecado, pero que estrictamente no lo eran. Vivía en la frontera del terreno espiritual con el terreno pecaminoso.

Gracias a Dios que me salvó de esta manera de pensar. Ahora, la manera en cómo enfoco las cosas es radicalmente distinta. En vez de preguntarme solamente si algo es pecado o no, me pregunto también si la decisión que voy a tomar es sabia o no. Finalmente, medito si esta decisión da la gloria a Dios. Creo que es importante pasar por los tres niveles, ya que a veces el glorificar a Dios con una decisión puede parecer muy ambiguo. Los dos niveles anteriores ayudan a concretar si la decision no es un pecado y si es sabia, lo cual ya es bastante. Sin embargo, algo puede ser sabio y no pecado, pero no glorificar tanto a Dios como otra posible decisión. Pero, ¿qué realmente significa glorificar a Dios? De manera muy resumida, tomar una decisión que glorifica a Dios es tomar una decisión, a través de la cual, los demás pueden ver a Dios. Es como una foto, la gente no piensa en la foto como el material en el que se imprime la imagen, sino que piensa en las personas que aparecen en la imagen sin pensar mucho en el material. Al ver la gente tu decisión y el proceso detrás de ella, pensará principalmente en Dios. Como consecuencia, tu vida acercará la gente a Dios, precisamente porque esa decisión y el proceso para tomarla te ha acercado a Dios.  

 

Con la imagen del triángulo, este concepto se entiende de manera muy fácil. La mayoría de personas piensa solamente en el primer nivel. Esto es lo más básico. Otro grupo de personas más pequeño pasa al siguiente nivel de pensamiento, aunque no con todas las decisiones. Conozco muy pocas personas que se hagan la última pregunta. Esta es la más importante ya que Pablo dice que “ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa. Hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31) Esto va a cambiar la manera en cómo vivimos nuestro cristianismo y cómo ayudamos a otros a crecer ¡Pensemos en grande, no en pequeño!

3 People reacted on this

  1. Hola Carlos.
    Y cuando desesperadamente quiero hacer algo que, no es sabio, no es espiritual, pero tampoco es pecado.
    Que debo hacer, sigo adelante con la acción o sencillamente me reprimo?

    1. Hola María.

      Si me das más detalles de la pregunta que me planteas, ayudaría mucho. Con lo que me has dicho diría lo siguiente: si algo no es sabio y no es espiritual, dudo mucho que no sea pecado. Pablo dices en 1 Corintios 10:31 “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” La Biblia no diría eso si no fuera posible glorificar a Dios con todas las decisiones. Ahora bien, hay decisiones de una menor escala que puede resultarnos complicado “glorificar a Dios”. Por ejemplo: ¿Cómo glorifico a Dios comiéndome un helado? mi respuesta sería que puedes glorificar a Dios dando gracias que te da un vida y puedes disfrutar del helado gracias a que Él te ha dado papilas gustativas. Soy un defensor de la doctrina del placer, esto es, Dios quiere que disfrutemos de las cosas en la vida, pero no que disfrutemos de estas cosas más de lo que nos gozamos en Dios. Espero que te ayude esta respuesta. Si tienes alguna pregunta más, no dudes en escribirme. Un saludo.

  2. Muchas gracias por responder mi pregunta Carlos Santos Aguirre. Estar consciente de que debemos agradecer aún por las cosas que nos parezcan más insignificante, es una manera de glorificar a Dios porque reconocemos que desde lo más pequeño hasta lo más grande que alcancemos hacer es porque el nos lo permite.
    Así que cuando hago algo que según yo no glorifica a Dios, ni es pecado, si reconozco que es Dios quien me permite hacerlo, entonces ya lo estoy glorificando.

Leave a Reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: